Muse en el Wanda Metropolitano

He leído ya, varias crónicas del concierto que ofrecieron los británico el pasado 26 de julio en Madrid. Alguna diría que prematura y otras en las que se falta a la verdad de lo allí ocurrido. No voy a ocultar las ganas que tenía de ver en directo a los británicos, a pesar de que su último trabajo Simulation Theory me haya dejado más bien frío.

La tarde prometía. Sin salirse mucho del guión, los encargados de amenizar la entrada de público a sus localidades fueron, en primer lugar, los americanos Mini Mansions, que acompañaron a Muse en varias actuaciones y para mi, supusieron una gran sorpresa. Con un estilo fresco y muy animado presentaron su nuevo LP Guy walks into a bar… A continuación Nic Cester, el que fuera líder del grupo Jet, haciendo gala de la experiencia, aseguró el aplauso del respetable cerrando la actuación con su clásico Are you gonna be my girl?

Muse. Simulation Theory Tour

Y llegó la locura. Empezaron 15 minutos por encima de la hora programada, abriendo con Algorithm, una de las muchas canciones que sonaron de su nuevo trabajo. Dominic Howard, en la banda izquierda del escenario, Christopher Wolstenholme en el flanco derecho y esperábamos que Matt Bellamy hiciera una entrada espectacular, así fue. Desde el centro del público en la península que formaba el escenario emerge el líder de la banda.

Un escuadrón de soldados futuristas, armados de trombones luminosos y sables de luz acompañaron durante todo el show. El propio Bellamy anunciaba que ese era un concierto 3D. Impresionaba ver a bailarines descender por la pantalla gigante o a otros dentro de un exo esqueleto. Las luces led y los láser inundaban el espacio y no había hueco a la improvisación. La pantalla proyectaba una mezcla de elementos pregrabados e imagen en directo. Era como estar dentro de una producción de cine.

En cuanto a lo musical, fueron los temas clásicos como Plug in Baby, Hysteria, Supermasive Black Hole o Starlight los que más aplausos arrancaron del público, que en todo momento permaneció en la palma de la mano del grupo, gracias a detalles como el paseo entre el público de Bellamy, la entrega de la armónica de Christopher o Dominic con la camiseta del Atlético de Madrid . Destacaría Dig Down, como el tema más interactivo ya que el estadio se iluminó casi exclusivamente con los móviles de los asistentes.

Si tengo que elegir una canción con la que quedarme dudaría entre, Time Is Running Out o Stockholm Syndrome. En esta última, que anticipaba el principio del fin del evento, se despierta una especie de esqueleto zombie desde el fondo del escenario que acompañó a la banda hasta Knigts of Cydonia, con la que cerraron.

Hay muchas cosas que merecen la pena ser vividas al menos una vez. Un concierto de estas características es una de ellas. Más de 50.000 almas cantando al unísono canciones que te están acompañando desde hace 20 años, es emocionante. Poder sumergirte en un show de luz y sonido como este, es indescriptible. Si tu has estado allí, sabes de lo que hablo, de lo contrario, te invito a que lo hagas.

La Zona Eléctrica

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s